Meditación

Meditamos cuando dejamos de divagar mentalmente en el pasado o en el futuro acallando así nuestro ruido mental. Esto es posible cuando hacemos algo que nos entretiene, nos gusta y capta toda nuestra atención manteniéndonos en el presente, en EL AQUÍ Y AHORA. La manera más profunda de meditar es dejar de pensar y sólo sentir las sensaciones de tu cuerpo. Este tipo de meditación es la que tiene lugar durante la sesión de Experiencia Vital.

Según la Universidad de Harvard entre el 60% y el 90% de las consultas a médicos generales tienen como uno de los factores clave emociones perturbadoras, como la ansiedad o el miedo, que son generadas por el ruido mental (cita Mario Alonso Puig, médico cirujano). Meditar ayuda a serenar la mente y acalla ese ruido mental.

La neurocientífica Sara Lazar de Mass General and Harvard Medical School reveló con sus investigaciones que la meditación puede transformar el cerebro haciéndolo más joven (los cerebros de las personas de 50 años que meditaban se parecen más a los de una persona de 25 años) y reduce el tamaño de la amígdala que es la encargada de las sensaciones de estrés, miedo y ansiedad. La amígdala también está vinculada a las conductas agresivas. Así mismo, las investigaciones de Sara Lazar revelan que meditar mejora la atención y previene la demencia. La meditación produce NEUROPLASTICIDAD.

Se ha demostrado mediante análisis sanguíneos que tras la meditación se produce un incremento en la sangre de opiáceos como la beta endorfina y de oxitocina (cita Mario Alonso Puig, médico cirujano)

Un equipo de investigadores de la Universidad de Birmingham ha publicado en la revista Neuroscience que, con el aumento de oxitocina en la sangre, los circuitos cerebrales que son los responsables de la inhibición social disminuyen su actividad. Por ello, las emociones de miedo, ansiedad y estrés pierden peso y el individuo se empodera logrando lo que antes no conseguía por miedo, timidez….

Quietud

Es una forma de meditar

Se conecta con la quietud cuando nos abstraemos del ruido mental y sólo sentimos la paz, tranquilidad y serenidad que hay en nuestro interior

Cuando logras conectar con la quietud nada alrededor tuyo te perturba. 

Principio de resonancia

Este principio nos dice que la vibración de un cuerpo se puede manifestar en otro de iguales características haciendo que ambos vibren en la misma frecuencia.

Gracias a este principio cuando recibes la sesión te puede “contagiar” de la quietud con la que me conecto consiguiendo así que tu vibración se eleve.

Experimento de Masaru Emoto del agua

este experimento ha demostrado que los pensamientos tienen una frecuencia que influye en el agua de forma positiva si el pensamiento es positivo y de forma negativa si el pensamiento es negativo. Nosotros somos agua en un 60%, así que nuestros pensamientos son determinantes para nuestro bienestar.

Aplicación de movimientos sedantes canalizados

al ser movimientos sedantes relajan y dan un foco de atención muy agradable para no pensar y centrarte en sentir tu cuerpo (meditación). Al ser movimientos canalizados se crea una secuencia de movimientos única y exclusiva para cada sesión.

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si hace clic en ACEPTAR, consideramos que permite su uso. Para más información sobre cookies y cómo desactivar las cookies de su navegador    Gestionar cookies
Privacidad